¿Tienes algo que decir de los demas?

ImagenLOS TRES FILTROS

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:

– “¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…”

Sócrates lo interrumpió diciendo: -“¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?

-“¿Los Tres Filtros…?”

-“Sí” – replicó Sócrates. El primer filtro es la VERDAD. –“¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?”

-“No… lo oí decir a unos vecinos…”

-“Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es la BONDAD: ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?”

-“No, en realidad no… al contrario…”

-“¡Ah!” – interrumpió Sócrates.- “Entonces vamos a la último Filtro. ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?”

– “Para ser sincero, no…. Necesario no es.”

– “Entonces -sonrió el sabio- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… sepultémoslo en el olvido…”

¿Tienes algo que decir a otra persona?. Recuerda pasarlo por la VERDAD, la BONDAD y la NECESIDAD antes de decirlo.

TELEFONOS DE EMERGENCIA

Cada vez que te sientas:

  • Triste, marca Juan 14.
  • Cuando las personas hablen de tí, marca Salmo 27.
  • Cuando estés nervioso, marca Salmo 51.
  • Cuando estés preocupado, marca Mateo 6: 19,34.
  • Cuando estás en peligro, marca Salmo 91.
  • Cuando Dios parece estar lejos, marca Salmo 63.
  • Cuando tu fé precisa ser fortalecida, marca Hebreos 11.
  • Cuando estés solitario y con miedo, marca Salmo 23.
  • Cuando estés duro y crítico, marca 1 Coríntios: 13.
  • Para saber el secreto de la felicidad, marca Colocenses 3:12-17.
  • Cuando te sientas triste y solo, marca Romanos 8:31-39.
  • Cuando desees paz y descanso, marca Mateo 11: 25-30.
  • Cuando el mundo parece más grande que Dios, marca Salmo 90.

Cuando la imaginación se convierte en bendición

Mmmm… No se exactamente que poner en estas líneas, ya que hace mucho que no escribía en el blog, pero ahora es la oportunidad para compartir contigo este tiempo que estoy experimentando aquí en Brasil, y es por eso que puse como titulo una alusión a la imaginación, ya que en estos momentos puedo recordar los sueños y deseos que en algún momento tuve, y a la vez palpar en carne propia que muchas veces estos se pueden hacer realidad, claro esta aceptando que el que dispone todo lo que en nuestra vida puede suceder es solamente Dios… Y bueno sin dar muchas vueltas al asunto, a través de estas líneas quiero dar muchas gracias a Dios por este tiempo de gran bendición que estoy experimentando, a través de las personas, los lugares, la comida y hasta las mismas circunstancias donde puedo ver “la mano de Dios” en cosas que no esperaba, pero que sin embargo están sucediendo, y afirmar realmente que “la imaginación muchas veces se convierte en una gran bendición”, siempre en cuando uno deje que Dios abra las puertas y guíe el camino por el cual una persona va andar.

Silencio de amor

UN MOMENTO 13:13

Hace un momento me llego este compartir de parte de mi pastor y amigo, Alonso Montenegro donde nos habla acerca del momento fatidico que paso Saul, rey de Israel en ese tiempo, al tomar una mala decisión de la cual obtuvo graves consecuencias y si lo llevamos a la aplicacion personal en nuestro tiempo, ninguno de nosotros esta libre y podemos caer en este momento, solo por nuestro imprudente actuar. Esta enseñanza se haya en 1Sam. 13.13, y a la aplicacion para muchas personas, el numero 13 es un numero cabalistico, ya que ilustra desgracia o mala suerte en nuestro ambiente secular… pero aqui tambien podemos ver que este  numero 13 ilustra las consecuencias que muchos de nosotros podemos pasar, si no tomamos en cuenta a Dios y su palabra.

.“Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.” 1 Samuel 13:13

Es un momento en que no quisieras tener.

Un momento 13:13

Es el momento en el que te das cuenta de lo que podrías haber tenido, si tan sólo hubieras…

¡Qué miedo da este versículo! Además del hecho de que es una repetición de un número malo (13:13), es el pensamiento que expresa, la que nos estremece. Cuando la mayoría de las personas hablan de las consecuencias del pecado, solo se enfocan en las consecuencias negativas, en todo lo malo que resulta de la desobediencia a Dios.

  • Lleva una vida sexual promiscua, y contraerás una ETS o embarazo.
  • Comete fraude en el trabajo, y perderás tu puesto de trabajo.
  • Ignora el llamado de Dios, y terminarás en la carrera equivocada.

Estas consecuencias son definitivamente malas, pero hay un pensamiento aún más aterrador que debemos considerar. Y esa es la bendición de Dios que perdiste porque no estabas dispuesto a obedecer.

  • La gran influencia que pudiste haber tenido.
  • El matrimonio maravilloso que pudiste haber tenido.
  • La gran vida que pudiste haber tenido.

No quiero volver a tener un momento 13:13. No quiero volver  oír a Dios decir:

Si hubieras sido generoso, te hubiera…

Si no te hubieras conformado, te hubiera…

Si hubieras tenido fe, te hubiera…

Si tú hubieras (_______), te hubiera…

Lo último que quisieras es que tu vida se convierta en una advertencia de lo que podría haber sido. Todo lo que Dios quiere de ti, créeme, no se trata de lo que Él quiere de ti. Es lo que Él quiere para tí.

Y recuerda que puede ser tuyo, si tan solo…

Libres de Tradiciones

Texto: Col. 2.8

Introducción: Las tradiciones son costumbres habituadas a la cultura de una persona. Ahora, es determinante entender que en nuestra vida y mucho mas cuando muchos de nosotros estabamos en el mundo sin conocer de Cristo, estábamos acostumbrados a tradiciones “adquiridas” como “herencia familiar” que nos identificaban como personas religiosas en la practica diaria de nuestras vidas, pero en este tiempo, donde muchos de nosotros ya sabemos de la verdad a la luz de la Palabra de Dios y su verdad….. seguimos conservando tradiciones?… y si fuera asi… porque lo seguimos haciendo? Porque es importante saber que las tradiciones no son buenas conservar, ni encerrarnos en ellas?

Las respuestas que encontraremos a la Luz de la Palabra de Dios son:

I.- Porque son mandamientos de hombres (Mc. 7.5-8)
Los fariseos enseñaban preceptos de hombres como doctrinas, es decir, como parte de la ley autoritativa de Dios.

a) Que nos encierran en la hipocresía humana.
b) Que les dan más importancia a lo humano antes que a Dios.

II.- Porque quebrantan los mandamientos de Dios (Mt. 15.1-9)
Las reglas hechas por los hombres. Además de atar nuestras conciencias en áreas sobre las que Dios no hizo referencia, a menudo no abordan el asunto real. Las reglas simplemente no pueden cubrir cada situación de nuestras vidas.

a) Rompiendo lo establecido por Dios (v.1-5)
b) Invalidando sus mandamientos y cumpliendo sus conveniencias (v.6-9)

III.- Porque son principios del mundo (Col.2.8)
Tenemos que darnos cuenta que el mundo ha establecido tendencias humanas que seguir, y han dejado de lado a Dios.

a) Sacados de la filosofía o la forma de pensar de los hombres y no de Dios.
b) Que buscan solamente “salidas” u “oportunidades” para cambios.

Libres del miedo

Texto: Salmo 23.4

Introducción: El miedo es uno de los estados de ánimo que sumerge a la persona a la incapacidad de poder enfrentar o realizar cualquier acción o actividad libremente, por esta razón muchas personas desisten de realizar proyectos o cosas que algún momento se lo hubieran propuesto, solo por miedo. Sin importar lo que usted haya vivido o esté viviendo, Jesús quiere liberarlo, ya que la verdad sigue haciendo libre a la gente hoy, y Jesús es la verdad. El Señor tiene un plan específico para su libertad .Él sabe exactamente lo que usted necesita, cuándo lo necesita y de dónde debe venir.

Se está viviendo en un constante miedo, temor. Sin embargo, hay que aclarar que el miedo es necesario. Un ser sin temor está desprotegido. Ahora, ¿Cuáles son los problemas del miedo?

I.- El miedo no me permite enfrentar los problemas (Lc. 22.54-62)
Por miedo, los once abandonaron al Maestro en Getsemaní; por miedo, Pedro lo negó y renegó; por miedo, a la acción hebrea contra la fe, John F. Milbrun escribió: «El miedo es como el fuego: si se controla te puede ayudar; si no se controla, crecerá y te destruirá. Las acciones de los grandes hombres dependen en una gran medida del miedo. Hacemos cosas porque nos agrada hacerlas o porque tenemos miedo de no hacerlas».

II.- El miedo no me permite tomar decisiones (Ex. 4.1-10)
En la Biblia encontramos muchos episodios relacionados al miedo o más bien a reacciones para escapar, por miedo. Podemos recordar a Moisés cuando el Señor le pidió que enfrentara al Faraón. De esta misma manera podemos perder grandes bendiciones por no atrevernos a obedecer la voluntad de Dios. Luego esa desobediencia se convierte en cargo de conciencia, hace que el sueño nos abandone, y hasta la paz; todo por miedo.

III.- El miedo no me permite poder servir a Dios (Jonás 1.1-3)
A Jonás le dieron la instrucción de que fuera a Nínive a predicarles a los Asirios, pero el rehusó obedecer, y opto por huir, es importante ver que tal vez no podamos evitar el miedo, pero a la vez si vivimos con miedo, este puede convertirse en un enemigo del servicio al Señor. El miedo no se pierde, más bien se controla. La mejor manera de controlarlo es con la ayuda del Señor.

Libres de religiosidad – Señales de un religioso

 Texto: Juan 14.6

Introducción: Es muy interesante y a la vez importante notar que una de las convicciones mas centradas dentro de las personas de nuestra sociedad es la religión, ya que en muchos casos marca la dirección y guía de las personas, culturas y hasta naciones, aferrándose en muchos casos a la defensa no fundamentada de la religión y dejando de lado la relación que Dios quiere y nos manda tener. Ahora, ¿Cuál es el peligro de la religiosidad en los creyentes?

La religiosidad crea:

I.- Cristianos Aparentes (Mc. 7.1-9)

“Somos una cosa bajo la apariencia de la religión, y somos otra cuando nos encontramos en nuestra relación con Dios”

¿Cómo es un cristiano aparente?

a) Vive una vida doble. (Mt. 6.1-4) (Se ha especializado en espiritualizar las cosas bajo la careta de la religión)

b) Vive una vida independiente. (Mc. 7.8-9) (Les gusta manifestar su independencia, y se han olvidado de que somos “siervos”)

II.-Cristianos Acomodados (Jonas 1.3-6)

“Nos sentimos cómodos en el amparo de una religión, y dejamos de lado los mandamientos de la relación con Dios”

¿Cómo es un cristiano acomodado?

a) Vive una vida de rutina. (se ha acomodado a su estilo de vida, dejando de lado el estilo de Dios.)

b) Vive una vida placentera. (solo prioriza sus deseos antes que los deseos de Dios.)

III.-Cristianos Ateos (2Tim. 3.1-5)

“Decimos creer en Dios bajo la careta de la religión, pero no creemos en la promesas de su Palabra cuando tenemos una relación con Dios”

¿Cómo es un cristiano ateo?

a) Vive una vida de ateísmo práctico. (dice que cree en Dios, pero vive como si Dios no existiese.)

b) Vive una vida sin temor a Dios. (dice que cree en Dios, pero no le teme.)

Conclusión: ¿La religión ha hecho de ti un estilo de vida? Y si este fuera el caso, ¿Por qué no procuras acercarte a Dios sinceramente y tener una relación con El? Espero que esta reflexión sea de bendición para Ud.

Mentiras que creen los cristianos

Texto:  1Jn. 1.6-10

Es curioso ver que muchas veces como cristianos queremos salir de los apuros, presentando excusas y mentiras que posteriormente se convertirán en pensamientos propios. El aspecto central de estas mentiras es que al hablar, creamos el mundo que queremos ver. Aunque las llamemos mentiras piadosas, cuando lo que decimos no es la verdad, es una mentira.

¿Por qué mentimos?

Mentimos porque sinceramente creemos que es lo mejor que podemos hacer para nuestro beneficio en ese momento. Vivimos en un mundo de engaños. Las mentiras tienen influencia en la historia y persuaden a la gente. La mentira está cobrando aceptación como una filosofía de vida, que además la están recibiendo nuestros hijos, y como resultado, ellos también mienten. Pronto esta generación pasará a ocupar cargos de liderazgo, empezará la actividad laboral, entrará al mundo político y al sistema educacional, y se convertirán en  madres y padres. Ahora, ¿Cuales son las mentiras que creen los cristianos?

Mentira # 1

“No importa nuestro andar, lo que importa es que creamos en Cristo” (1Jn. 1.6)

a)       Si tengo una relación con Cristo, entonces mi andar debe de ser diferente.

b)       No solo se trata de teoría, lo más importante es la práctica.

Mentira # 2

“No importa si pecamos, porque es normal que todos pequemos” (1Jn. 1.8)

a)       No podemos vivir engañados toda la vida, tarde o temprano tenemos que darnos cuenta de nuestro error.

b)       El pecado es una enfermedad, pero, si nos acercamos a Dios, el siempre nos dará el remedio.

Mentira # 3

“No importa si confesamos nuestros pecados, total, Dios ya lo sabe” (1Jn. 1.10)

a)       Dios sabe cada cosa que hacemos, pero el desea que nos acerquemos.

b)       No debemos de permitir la auto dependencia y pensar que no necesitamos de Dios.

Los mentiras triunfan al seducir nuestra confianza y luego al violar esa confianza. Después, asumen control penetrando en nuestra realidad y nos imponen la realidad ficticia. Nos dicen que lo que vemos, creemos, oímos y sentimos es falso. Y porque queremos creer, dejamos en suspenso nuestra incredulidad y creemos, una vez más. Las mentiras nos apartan de nuestra búsqueda de la verdad y desintegran nuestra integridad. El engaño es como una violación física pero invisible. En vez de ser un ataque físico, las mentiras atacan la mente y hacen impacto en el espíritu. No podemos escapar de la realidad de que vivimos en un mundo de engaño. No podemos hacer que otros dejen de mentir. Pero sí podemos convertirnos en personas que buscan la verdad y tienen discernimiento en cuanto en quién confiar y cuánto confiar.

Cosas que le pedí a Dios

Le pedí a Dios estar en primera fila … Él me colocó en el último lugar para que conociera la paciencia y la humildad.

Le pedí ser el centro del mundo … Él me enseñó que la vanidad me aparta del centro de cualquier cosa.

Le pedí Fama y gloria … pero Él me concedió sencillez y comprensión para que mi ego no fuera a herir a los demás.

Le pedí a Dios un auto que viajara veloz … Él me concedió un paso firme por el sendero correcto para que no atropellara mis sentimientos.

Le pedí Tener una mansión pero … Él me dio una pequeña casa llena de ternura y amor.

Le pedí poseer dinero para tener muchos amigos pero… Él me concedió algo mejor: me ofreció Su amistad no a cambio de mi dinero sino de mi sinceridad.

Le Pedí a Dios poseer mucha belleza y sin embargo… Él me dio sensibilidad y belleza espiritual para que no me sintiera más que los demás.

Le pedí a Dios ser siempre feliz, pero … Él me hizo conocer la tristeza para que comprendiera que la vida no sólo esta compuesta de cosas bellas y para que tuviera compasión por el sufrimiento de los demás.

Le pedí un carácter fuerte pero … Él me concedió un corazón blando y un carácter pasivo para que pudiera amar y ayudar a los demás.

Le pedí tener el mundo a mis pies pero … Él me hizo comprender que es mejor tener amigos en el corazón.

Por todo eso Dios mío … nunca me concedas todo lo que te pido … concédeme lo que hasta hoy he tenido la dicha de poseer.

Autor Desconocido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores