Libres del miedo

Texto: Salmo 23.4

Introducción: El miedo es uno de los estados de ánimo que sumerge a la persona a la incapacidad de poder enfrentar o realizar cualquier acción o actividad libremente, por esta razón muchas personas desisten de realizar proyectos o cosas que algún momento se lo hubieran propuesto, solo por miedo. Sin importar lo que usted haya vivido o esté viviendo, Jesús quiere liberarlo, ya que la verdad sigue haciendo libre a la gente hoy, y Jesús es la verdad. El Señor tiene un plan específico para su libertad .Él sabe exactamente lo que usted necesita, cuándo lo necesita y de dónde debe venir.

Se está viviendo en un constante miedo, temor. Sin embargo, hay que aclarar que el miedo es necesario. Un ser sin temor está desprotegido. Ahora, ¿Cuáles son los problemas del miedo?

I.- El miedo no me permite enfrentar los problemas (Lc. 22.54-62)
Por miedo, los once abandonaron al Maestro en Getsemaní; por miedo, Pedro lo negó y renegó; por miedo, a la acción hebrea contra la fe, John F. Milbrun escribió: «El miedo es como el fuego: si se controla te puede ayudar; si no se controla, crecerá y te destruirá. Las acciones de los grandes hombres dependen en una gran medida del miedo. Hacemos cosas porque nos agrada hacerlas o porque tenemos miedo de no hacerlas».

II.- El miedo no me permite tomar decisiones (Ex. 4.1-10)
En la Biblia encontramos muchos episodios relacionados al miedo o más bien a reacciones para escapar, por miedo. Podemos recordar a Moisés cuando el Señor le pidió que enfrentara al Faraón. De esta misma manera podemos perder grandes bendiciones por no atrevernos a obedecer la voluntad de Dios. Luego esa desobediencia se convierte en cargo de conciencia, hace que el sueño nos abandone, y hasta la paz; todo por miedo.

III.- El miedo no me permite poder servir a Dios (Jonás 1.1-3)
A Jonás le dieron la instrucción de que fuera a Nínive a predicarles a los Asirios, pero el rehusó obedecer, y opto por huir, es importante ver que tal vez no podamos evitar el miedo, pero a la vez si vivimos con miedo, este puede convertirse en un enemigo del servicio al Señor. El miedo no se pierde, más bien se controla. La mejor manera de controlarlo es con la ayuda del Señor.

Anuncios

Publicado el mayo 31, 2011 en General. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: