Archivo de la categoría: Devocional

Como me mira Dios en los momentos difíciles?

Hace mucho que no escribo, pero en esta oportunidad, quice hacerlo para compartirte algo que me llamo la atención al leer la Palabra de Dios. Hoy en mi devocional aprendi y recordé algo muy importante que debo de tener siempre presente, “Dios siempre me mira”, ya que tal vez pueda estar pasando momentos difíciles, problemas o situaciones que embargan mi vida y que me lleven a preguntarme un ?porque?…, pero sin embargo debo de tener en cuenta, que El nunca me deja, y siempre me esta mirando, y es así que lo demuestra de la siguiente manera:

Texto: Jeremías 24

I.- Con una mirada de bondad (v.6)

Porque a pesar de las circunstancias que me hayan tocado vivir, tal vez difíciles o complicadas en el comienzo, El me dice que fue para bien, porque El desea que valore cada cosa que tengo y recuerde que solo su bondad me permite vivir en el lugar donde me encuentre. Las buenas cosas que pueda tener en mi vida, no son inmediatas, pero debemos de saber que Dios nos las dará a su tiempo.

II.- Con una mirada de edificación (v.6b)

Dios restaura y recompensa, luego de las situaciones difíciles que hayamos vivido, siempre y cuando no me haya alejado de El, El siempre desea mi edificación, para que pueda aprender y valorar cada situación que me toque vivir.

III.- Con una mirada de corazón (v.7)

Dios mira desde su corazón, sintiendo por mi, un inmenso amor que nunca me deja, que siempre está a mi lado, y que sobre todo me motiva a buscarle, pero haciéndolo de corazón, ya que El me da tal vez esa parte faltante en mi vida, que es “el corazón”, cuando sucede eso, es ahí donde yo le buscare sinceramente, y con todo mi corazón.

Anuncios

La importancia de una conciencia para Dios

Texto: Hechos 24

Clave: “Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres” (Hch. 24.16)

Hoy al hacer este devocional, medito en este versículo, y en la importancia de tener una conciencia limpia en todo sentido, ya que me permite tener una buena comunión ante Dios, y por ende también ante los hombres, encuentro que es Dios quien me ayuda a limpiar mi conciencia de cada cosa negativa que haya podido hacer, y restaurar mi vida y mente para El, al leer este texto me pongo a pensar por un momento en Pablo, y el motivo principal que lo empujaba a hacer todas las cosas que hizo para Dios. Ahora, porque lo hacia? Cuales son los beneficios de tener una conciencia limpia?

I.- Me permite seguir el camino de Dios (v.14)

Para muchos Dios es solo religión, y por lo tanto piensan que hay muchos caminos para llegar a el,  pero lo que realmente debemos de saber es que Dios quiere una relación, ya que solo así tendré  la seguridad que necesito para creer en algo, seguridad que no me la puede dar el hombre, ni el sistema en el cual pueda vivir, sino solo es Dios el que me da esa seguridad, de la misma manera en la cual, el me ayuda a limpiar mi conciencia de mis malos actos, perdonándome mis pecados pasados, presentes y futuros, cuando me acerco a El de corazón.

II.- Me permite servir a Dios (v.14)

No se trata de mi, si hago algo bueno, es solo porque mi amor a Dios me impulsa a hacerlo, no teniendo malicia, ni intereses propios al hacerlo, creo que servir a Dios es mejor que no servirlo, y me ayuda a tener una conciencia enfocada solo en lo que Dios quiere que haga para El. El resultado del servicio a Dios, siempre sera tomado en cuenta por los hombres, para bien, o para mal.

III.- Me permite tener esperanza en Dios (v.15)

Mi esperanza como creyente, es que un día veré a Dios, y podre disfrutar de cada una de sus promesas, me emociona el hecho de lo que Pablo sentía, que a pesar de las situaciones que le toco vivir, el se aferro a creer y confiar en Dios que prometió, y de la misma manera, yo quiero tomar este principio para mi vida, confiando de que un día estaré con El adorandole y alabandole por todas sus obras, a pesar de que en mi vida cometi muchos  errores, el en ese momento me tomara y me dará consuelo, ya que me permite ser parte de la esperanza en Dios, limpiando mi vida y ayudándome a vivir para El.

Marcando la diferencia

diference_01Texto: 2 Cro. 34. 1-33

Ser diferente en un mundo que esta muy identificado con la igualdad y la rutina, es algo raro para muchas personas, pero, hoy al leer esta porción de la Palabra de Dios, puedo ver a un hombre (Josias) que marco la diferencia, a pesar de las circunstancias y el sistema de corrupción espiritual, en el cual muchos estaban viviendo y se dejaban influenciar. La pregunta que me hago ahora es: ¿Cómo puedo marcar la diferencia?

I.- Comenzando a buscar sinceramente a Dios (2 Cro. 34.1-3)

Desde muy pequeño puedo ver que el se dedico a buscarle, algo que aprendo aquí es que la edad no determina que busque a Dios, porque la edad no determina la búsqueda de Dios, pero algo que si es muy importante es el tiempo en el cual puedo hacerlo, mientras mas pronto sea, es mucho mejor, haciendo lo que es correcto, dirigiéndome en el camino de Dios, y no apartándome de el.

II.- Comenzando a limpiar mi vida  con la ayuda de Dios (2 Cro. 34.3b-7)

Algo que puedo ver que entendía muy bien Josias, era el hecho de que su entorno estaba contaminado, lleno de cosas que indudablemente no agradan a Dios, porque había idolatría, que le quitaban el primer lugar a Dios y el tomo una sola decisión, y esta era “limpiar la casa”. Muchas veces he permitido que mi “casa” (yo) se contamine teniendo ídolos (cualquier cosa que le quite el primer lugar a Dios) que me desconcentran de poner mi mirada solo en Dios, sino limpio mi vida, nunca podré marcar la diferencia.

III.- Comenzando a preocuparme por la casa de Dios (2 Cro. 34.8-16)

Debo de entender que algo muy importante en mi vida como creyente, es el hecho de preocuparme por la casa de Dios, no puedo descuidar el cuidado de la casa de Dios, si el me permitió servirle, debo de hacerlo en todos los campos (reparando y restaurando el templo v. 10). Para preocuparme por la casa de Dios necesito ser fiel y obediente a lo que Dios desea para mi vida, sirviéndole con todo el corazón solo a El.

IV.- Comenzando a tener comunión con Dios (2 Cro. 34.21-27)

Solo empezare realmente a tener comunión con Dios, cuando entienda la importancia que Dios representa para mi vida, y Josias tenia eso, entendía perfectamente que lo mas importante era su comunión con Dios, y por esa razón al ver los problemas, lo primero que hacia, era dirigirse directamente a Dios. La comunión me permite consultarle, conmoverme y humillarme solo ante Dios, estos son los resultados que Dios me da, cuando tengo comunión con El.

V.- Comenzando a hacer pacto con Dios (2 Cro. 34.28-33)

El hacer un pacto, representa el cumplir una promesa, y hacer esto representa también, hacerlo de corazón, no forzado, sino dispuesto totalmente porque entiendo claramente de que todo lo que soy o pueda ser, solo se lo debo a Dios, y cumplir mi promesa, hasta el final, no importando las circunstancias, ni el momento, si no solamente Dios que debe de ser el centro de mi vida siempre.

Beneficios de la ciudadanía celestial

nube-palabras-etica-ciudadania1Texto: Efesios 2

Clave: “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos,  sino conciudadanos de los santos,  y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas,  siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo”. (Ef. 2.19-20)

Nunca debo de olvidar de donde me saco Dios, ya que este texto me hace recordar de todo lo que era antes, y lo que soy ahora, es solo por la gracia de Dios, ya que en aquel tiempo estaba sin Cristo (v.12), sin propósito, sin metas claras, pero un día entendí que el único que puede librarme y darme el propósito que me dio es solamente Cristo. Hoy al leer este devocional puedo ver que Dios desea que recuerde lo que él me ha dado, y entre estas cosas puedo ver:

I.- Una Cercanía nueva (v.12-13).- porque al recibirlo me dio la libertad de acercarme a Él.

II.- Una Condición nueva (v. 14-16).- porque me liberto del yugo del pecado.

III.- Una Ciudadanía nueva (v. 18.22).- porque ya no pertenezco a este mundo, sino que ahora pertenezco a Dios.

Todo lo que soy y lo que pueda ser, solo es gracias a Dios, y siempre debo de recordar que Dios me ha dado beneficios como su hijo, pero a la vez tengo responsabilidades… “Un gran privilegio, siempre trae por consecuencias, grandes responsabilidades”

Resultados del Si

siTexto: Prov. 2.1-8

Clave:Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios”. (Prov. 2.5)

Hay una gran diferencia entre leer, entender y aplicar, lo curioso de todo es que hoy al leer mi devocional, puedo entender lo que Dios quiere de mi, pero la parte más importante, no exactamente las 2 primeras, la más importante es la aplicación, hace poco alguien me dijo.. “es fácil escribir,… lo más difícil es aplicar” y esta frase me hace pensar hoy en el hecho de no solo se trata de escribir, predicar, compartir,… porque estas cosas son fáciles de hacer, sino que lo más importante es la aplicación de lo escrito, predicado o compartido.

Hoy encuentro que Dios demanda de mi ciertas cosas, y entre ellas están:

  • Si recibo su Palabra. (sabiduría)
  • Si inclino mi corazón. (humildad)
  • Si clamo a la inteligencia. (renovación)
  • Si como plata le buscare. (importancia)

Veo claramente que Dios me está dando opciones para tomar, porque la palabra clave es el “SI”, y si le hago realmente caso y tomo cada palabra de lo que Dios me dice, pues el resultado será: “entender el temor de Jehová, Y hallar el conocimiento de Dios” (v.5), pero esto no viene solo, ya que junto a esto, le puedo agregar:

  1. 1. Provisión (v.6-7a).-No solo me equipa de los elementos básicos, también me da la Sabiduría que necesito para dirigir mi vida.
  2. 2. Protección (v.7b- 8a).- Su cuidado siempre estará sobre mí, en todo momento, cuando hago efectiva su palabra en mi.
  3. 3. Preservación (v.8b).- Nunca me desampara, y siempre estará en el camino de mi vida.

Entender el temor de Dios es simplemente obedecer a su Palabra, y hallar el conocimiento de Dios, es andar en su sabiduría, para poder tener una vida conforme a lo que Dios desea para mí; Hoy quiero agradecer a Dios por cada cosa que ha hecho y hará en mi vida, y solo le pido que me ayude a ser mejor creyente y hombre, día a día.

“Me diste vida”

vidaTexto: Salmo 30

Clave: Jehová Dios mío,  A ti clamé,  y me sanaste. Oh Jehová,  hiciste subir mi alma del Seol;  Me diste vida,  para que no descendiese a la sepultura. Cantad a Jehová,  vosotros sus santos,  Y celebrad la memoria de su santidad. Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro,  Y a la mañana vendrá la alegría. (Salmo 30 2-5)

Antes que nada disculparme, porque después de tiempo que vuelvo a escribir, y hoy al leer estas líneas, me pongo a pensar en lo maravilloso que es Dios, que nunca me abandona, que siempre está presto a socorrerme y ayudarme, dándome la mano y levantándome cada vez que he tropezado en mi vida, en fin, no hay palabras que alcancen a expresar lo que realmente es Dios para mi vida, pero, el punto que quiero resaltar el día de hoy es: “Me diste vida” … y vaya que si me la dio… porque me pregunto: ¿Quién puede dar realmente vida? Sino solamente Dios, y no hay nada, ni nadie que se pueda asemejar a lo que El es, y es por esta razón que hoy agradezco a Dios por la vida, y por cada nueva oportunidad que me brinda siempre, porque siempre me muestra su amor, incluso en las pruebas y disciplinas por las cuales El me permite pasar, para que aprenda a depender de Él y nunca olvide que El siempre está ahí, consolándome en todo momento y atento a cada una de mis necesidades. Gracias Señor porque me diste vida, y tu favor dura siempre!

“La convicción de tener a Dios antes que a todos”

conviccionTexto: Hechos 4

Clave: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. (HCh.4.12)

“Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús. Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. (Hch. 4.18-20)

Hoy talvez me encuentro de paso por este tiempo en Iquique (Chile) pero al leer mi devocional, la palabra que queda grabada en mi corazón el día de hoy es “Convicción”, ya que al leer este texto, puedo ver la tremenda convicción que tenían Pedro y Juan al enfrentar  a los demás, a pesar de la situación que estaban viviendo, puedo ver una convicción de no renunciar a lo que realmente creían, porque a pesar del rechazo, de las atemorizaciones, prohibiciones y del acoso que habían recibido de parte de la gente, ellos fueron enfáticos al mostrar que “ellos” no podían ceder ante los hombres, ya que Dios era y es lo más importante para el verdadero creyente, la pregunta que me hago el día de hoy es: ¿A quién estoy obedeciendo antes que todo?, a través del ejemplo de Pedro y Juan, puedo ver que la verdadera convicción se muestra a través de la identidad de no renunciar a lo que uno realmente cree, no importando la situación o circunstancia que me toque vivir, debo de mostrar siempre quien soy, y le doy gracias a Dios por que el me salvo, y porque él desea que yo tenga convicción en mi vida para mostrar a través de mi vida a Dios a cada persona que pueda encontrar en mi vida. Lo que Dios desea es que de testimonio de El a través de mi vida, y ser el creyente que debo de ser. Hoy le pido a Dios que haga de mi un hombre de “convicción” en cada momento de mi vida, y reconocer siempre que la gloria solo es de Dios.

El “pero” de Dios

pero...Texto: Proverbios 21

Clave: “Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones. Hacer justicia y juicio es a Jehová Más agradable que sacrificio”. (Prov. 21.2-3)

Hoy al meditar en estos versos, puedo ver que yo puedo determinar muchas cosas para mi vida, tal vez tener buenas ideas e incluso proponer proyectos para el futuro y pensar en que está bien, que no hay problema que los haga, ya que van a ser para mi propio bienestar en el futuro, pero luego del pensamiento aparece esta pequeña palabra… pero muy importante que debo de tomar en cuenta… el ”pero”… una frase pequeña, pero a la vez muy importante que va a determinar la dirección de mi vida, y aquí me pregunto: ¿lo que estoy pensando o haciendo, es decir, mi propia forma de ser le agrada a Dios?

Creo que lo que más le importa a Dios de mí, no es tanto que haga “muchas cosas”, sino que realmente mi corazón ande en justicia y juicio para El, porque para Dios mi corazón es más importante que mis acciones, y El quiere solamente lo mejor para mi, y una vez más, puedo ver que no se trata de “mis cosas”, sino solamente de Dios, tengo que aprender a darle la debida importancia al “pero” de Dios. Gracias Señor por mostrarme esto. Amén.

“Bajo los ojos de Dios”

El-Ojo-de-DiosTexto: Jeremías 16

Clave: “Porque mis ojos están sobre todos sus caminos, los cuales no se me ocultaron, ni su maldad se esconde de la presencia de mis ojos”. (Jer. 16.17)

¿Hay algo que Dios no pueda ver?, y la verdad es que nada, absolutamente nada, ya que Dios lo ve todo, hasta lo más intimo de uno, es como si él tuviera más que una vista de “rayos X”, el tiene el poder absoluto de mirar todo lo que hacemos, y hoy me pongo a pensar en esto: “Estoy bajo los ojos de Dios” y El quiere que mi vida, sea siempre para su agrado, que mi camino sea recto, bajo lo que El desea para mi, y quiero aprovechar para poder agradecer a Dios porque El me muestra día tras día la dirección del camino que debo de seguir, porque sé también que me está cuidando y protegiendo y sobretodo porque El quiere lo mejor para mí. Gracias Señor por tu guía y dirección. Amén.

“Limpiando la casa”

limpiandoTexto: 1 Reyes 9

Clave: “Jehová apareció a Salomón la segunda vez,  como le había aparecido en Gabaón. Y le dijo Jehová: Yo he oído tu oración y tú ruego que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado,  para poner mi nombre en ella para siempre;  y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días. Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre,  en integridad de corazón y en equidad, haciendo todas las cosas que yo te he mandado,  y guardando mis estatutos y mis decretos, yo afirmaré el trono de tu reino sobre Israel para siempre,  como hablé a David tu padre,  diciendo: No faltará varón de tu descendencia en el trono de Israel. Mas si obstinadamente os apartareis de mí vosotros y vuestros hijos,  y no guardareis mis mandamientos y mis estatutos que yo he puesto delante de vosotros,  sino que fuereis y sirviereis a dioses ajenos,  y los adorareis; yo cortaré a Israel de sobre la faz de la tierra que les he entregado;  y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la echaré de delante de mí, e Israel será por proverbio y refrán a todos los pueblos; y esta casa,  que estaba en estima, cualquiera que pase por ella se asombrará,  y se burlará,  y dirá:  ¿Por qué ha hecho así Jehová a esta tierra y a esta casa? Y dirán: Por cuanto dejaron a Jehová su Dios, que había sacado a sus padres de tierra de Egipto,  y echaron mano a dioses ajenos,  y los adoraron y los sirvieron;  por eso ha traído Jehová sobre ellos todo este mal”. (1Reyes 9.2-9)

Hoy al leer este pasaje, medito en este pensamiento: “Dios lleva a los hombres a las aguas profundas, no para ahogarlos, sino para limpiarlos.” y tambien en este otro pensamiento: ¿a quién le agrada vivir en una casa sucia?, y cuan necesaria es la limpieza personal en nuestras vidas, no solo en lo físico, sino también en el área espiritual, ya que esto debe de ser algo constante, sino, con el tiempo, mi aspecto solo será perjudicial para mí mismo y también para los demás, y en esta ocasión quiero representar mi vida con “la casa espiritual”, que si o si, necesita de limpieza, y es aquí donde me hago algunas preguntas como: ¿Cómo estaba la casa antes? ¿Que es lo que estoy dejando entrar en ella? ¿Estoy guardando las cosas que debo de guardar? Ahora, viene la pregunta más importante de este día: ¿Cómo puedo limpiar esta casa?, y las respuestas que encuentro son:

I.- Pidiendo y haciendo que Dios santifique mi vida.

II.- Pidiéndole a Dios y trabajando integridad de corazón en mi vida.

III.- Obedeciendo a Dios en todo momento de mi vida.

Hoy quiero compartir que Dios siempre quiere hacer una limpieza a esta “casa”, pero yo debo de permitírselo, no siendo obstinado, ni mucho menos apartándome de Dios, como muchas veces tal vez lo hice. Solo le pido a Dios que me ayude a tener siempre “la casa limpia”, para poder servirle como debe de ser. Gracias Señor por tu Palabra y ayúdame a ser constante en mi vida. Amén.